Vehículos made in Paraguay estarían en circulación a finales del 2012

Fecha: 05-03-2012
Fuente: 5 Días
Autor: Rossana Escobar


A fines de este año saldría al mercado local la primera marca de vehículos de origen paraguayo.
Todos los esfuerzos están enfocados a que estos primeros camiones ensamblados en nuestro país puedan iniciar sus recorridos por las diferentes avenidas en este 2012, según manifiesta Jorge Samaniego, presidente de la Cámara Industrial Paraguaya de Motocicletas y Afines (Cipama), al mostrarse entusiasmado por el proyecto.

Son cuatro las empresas paraguayas dedicadas al sector de ensamblajes de motocicletas que quieren expandir su producción tomando camino hacia un nuevo negocio que –confían– marchará sobre ruedas. En primera fase tenemos decidido aumentar nuestras actividades al ensamblaje y luego, más adelante, a la fabricación de vehículos de 4 y más ruedas”, refiere el empresario al explicar que se dedicarán en principio al ensamblaje de vehículos utilitarios, camiones de entre 7 mil a 8 mil kilos.

Los empresarios están más que expectantes en llevar a la práctica este proyecto, que se está demorando por la espera de una resolución ministerial, que conceda a su pedido de incentivos fiscales por el régimen de procesos productivos básicos y no en base a porcentajes de integración establecido por el Estado. “Los procesos productivos básicos son la forma mundial de medir los incentivos fiscales”, porque a cambio de la consideración de impuestos, en contrapartida se dispone de más de US$ 40 millones de inversiones sumando las 4 firmas, más la compra de maquinarias a recuperarse en 10 años, que dará trabajo a más de 400 personas por empresa que significa el pago de más de 1.600 sueldos con todos los beneficios laborales, insiste Samaniego.



INVERSIÓN

Entre las cuatro empresas, que por el momento se reservan sus marcas a lanzar, estarán invirtiendo entre US$ 7 millones y US$ 10 millones de capital inicial cada una, que se traducirán en instalaciones físicas, líneas de ensamblaje, testeo y herramientas de ensamblaje, trasferencia de tecnología, formación de operarios. “Es lo mínimo que se va a invertir, teniendo en cuenta parte del capital operativo que representará la materia prima, la financiación del producto final al consumidor”, insiste al agregar que van a repetir sus experiencias en el rubro de motocicletas mediante sistemas de ventas a créditos con las mismas facilidades de pago.


MERCADO

El industrial añade que este tipo de vehículos es lo que nuestro país necesita, atendiendo que hay un segmento dentro del mercado que está desantendido de estas ofertas. “Los vehículos provenientes de Chile, como los importados 0 Km y premium, no están incluyendo un segmento de mercado interesante, que son la clase media, los microempresarios y las corporaciones mismas que los requieren para autoservicio de flete”, señala Samaniego, al destacar que incluso en la región no hay disponibilidad de este tipo de móviles.

“Como testeo de mercado, mi empresa está empezando con la importación de productos terminados que llegarán al país desde abril próximo, son camiones entre 1.500 y 7.000 kilos de carga, pensamos vender 100 de estos vehículos, mientras se concreta la resolución ministerial”. Una vez que se firme, vamos a ir a comprar las maquinarias, armar los tinglados y vamos a contratar a la gente, porque sabemos cómo hacer, remarca Samaniego.

“La fábrica vendrá de China, el mismo que me provee como importador me proveerá como fabricante”, mediante convenios ya determinados. En principio, 3.500 camiones se ensamblarán por año y se venderán a G. 50 millones, con los mismos planes para las motos.


Fomenta crecimientos con mayor ambición

EXPANSIÓN


El proyecto es ambicioso, por la aspiración de crecimiento que sugiere y por la experiencia que la fomenta, que ya tuvo su punto de partida en el ensamblaje de dos ruedas, vehículo que ha superado todas las expectativas de ventas, marcando incluso nuevas pautas en la circulación de las personas.

La distribución de infraestructura de producción pensada propone una expansión bastante equilibrada para la cadena productiva y económica que siguen a las industrias. “Las fábricas se van a instalar en Ciudad del Este, en Ypané y dos en Luque”, refiere Samaniego al destacar que Alto Paraná genera expectativas por el nivel de comercialización que hay allí, donde este tipo de vehículos hoy es una necesidad.

“Tenemos pensado hacer el chasis, los furgones, partes de gomas, alfombras, piezas de suspensión, por eso es importante para nosotros que sea por el régimen del proceso productivo básico, no el porcentaje de importación, por lo que implicará empezar con estos trabajos acá”.

Samaniego añade que cuando se instalen estas fábricas de camiones y se empiecen traer sus partes, las dificultades propias de importación de mercaderías que sufren daños, como roturas y demás propiciará la necesidad de hacer estas piezas en el Paraguay. “Por los costos y los beneficios que se necesitan”, además de las garantías en repuestos por la competitividad que exige el mercado.

Estas situaciones cotidianas que se generan a partir de la industrialización son las propulsoras del desarrollo de otras fábricas en paralelo, que surgen para proveer, satisfacer, facilitar y crecer en torno a una cadena productiva que no tiene límites en su integración.


POSICIONAMIENTO

Este objetivo se proyecta, además, a otra dimensión, propone entrar a un nuevo campo de industrialización, donde se verá una importante trasferencia de tecnología, por ende mayor valor agregado. Un nuevo rubro se prepara y constituye un impulso para salir de la producción tradicional, expandir a la industria local y al mercado que lo sigue, con lo que se escala en posicionamiento como país.

Samaniego señala que los camiones se van a ensamblar con operarios, como se hizo con las motos.
“Yo voy a salir a contratar todos los mecánicos que hay en el Paraguay”, Se fomenta el primer empleo, con todas las condiciones legales, con instrucciones y capacitaciones de producción a jóvenes que en los tiempos de hoy mediante estas iniciativas privadas trabajan nuevos estándares laborales.

Estas inversiones rompen con el esquema tradicional del primer empleo, que antes sugerían cargos como ordenanzas, secretarios, telefonistas, etc., con oportunidades más importantes.

Expectativas

Jorge Samaniego, de Cipama


Tenemos la experiencia en los ensamblajes de las motos, que es toda una iniciativa exitosa, es nuestra mejor carta de presentación. La gente nos puede creer porque ya conoce nuestra producción.

Estamos muy esperanzados en concretar inversiones, lamentamos la poca respuesta de parte del Estado, a través del MIC, dependemos de eso para empezar a fabricar los primeros vehículos de origen paraguayo.



5% del total de vehículos importados es la cobertura de mercado al que pretenden llegar.

40 millones de dólares será la inversión inicial de las 4 empresas que planean asamblar.

7 mil kilos es la capacidad de los camiones que se tienen previstos ensamblar en el país.

100 vehículos llegarán desde China en abril próximo para testeo e incursión en el mercado.

3.500 camiones ensamblarán en la primera etapa, a partir de fines de 2012.

50 millones de guaraníes costarán los camiones en el mercado local.

400 puestos de trabajo por empresa se generarán con este proyecto.

Existe un mercado que está desatendido, y que constituye un segmento interesante al que se quiere llegar con buenos planes de financiación