Para el Banco Central, no generaría un impacto fuerte en medición de inflación

Fecha: 13-09-2013
Fuente: Última Hora

“Con respecto a los productos en estado natural (frutas, verduras, etc., los considerados en el IPC), que son los que no están sujetos al IVA, al gravarlas podrían aumentar de precio. Pero es necesario tener presente que los productores de estos rubros pagan IVA cuando adquieren sus insumos, y por ello, al quedar gravados con IVA sus bienes finales, estos podrían utilizar este crédito fiscal para compensar su débito fiscal. Por lo tanto, hay que ver cómo quedan sus costos respecto al escenario anterior en que no podían descargar este costo. Por otro lado, estamos hablando de productos que se caracterizan por su alta variabilidad de precios, es decir, observan amplias fluctuaciones de precios dados que son productos perecederos (no almacenables por mucho tiempo). Por lo que sus cotizaciones son más sensibles al juego de oferta y demanda que a algún impuesto”, explicaron técnicos del Central.

Justamente en la última medición del índice de precios al consumidor (IPC), correspondiente al mes de agosto, las hortalizas y tubérculos frescos fueron los que más subieron en sus precios según la medición mensual que elabora el Banco Central. Para este año, el rango meta de inflación es de 5%, la acumulada llegó a 1,8% hasta el octavo mes del año. La expectativa para lo que resta de 2013 es lograr un número inferior a esta estimación que se hizo a finales del 2012.

CrÍtica. Una de las críticas que más realizan los gremios de trabajadores hacia este indicador que utiliza la banca matriz –IPC– para la medición del costo de los bienes y servicios es que se consideran en la canasta ítems específicos que no son considerados básicos, como bien pueden ser servicio de alojamiento, de alquiler de películas y fotográficos, precio de automóviles y pasajes de avión, entre otros.

El Ministerio de Industria y Comercio (MIC) también realiza su monitoreo de precios, pero limitando más su medición a artículos como cortes de carne vacuna y reemplazantes, artículos de limpieza, frutas y hortalizas. Este estudio se realiza en los diferentes supermercados que se ubican en la capital del país y el área metropolitana y tiene en total 86 ítems en la canasta.